A que he dedicado este verano: revisión anual.

Ahora mis veranos son bastante menos estresantes de lo que eran en mi época laboral, pero aún así me gusta, y me resulta muy útil, dar un repaso al año anterior y hacerme una idea de los objetivos para el siguiente año.

La realidad es que, cómo este año me ha demostrado que la vida te puede pasar por encima en cualquier momento, no le veo ningún sentido a hacer un recuento de logros cómo en años anteriores.

Por eso no voy a ponerme a recontar objetivos ya que simplemente el haber respondido a lo sobrevenido, sin perder el norte, a lo que la vida me ha puesto y haber sido capaz de adaptar mis objetivos a la realidad creo que es más que suficiente para justificar un buen año.

Aún así si que me he parado un poco a reorientarme y eso es lo que os cuento.

Como lo he enfocado.

El enfoque me ha venido dado por lo que mi sistema GTD reflejaba y he decidido centrarme en los puntos que más problemas me están dando y el que más me está ayudando a no perderme.

Repaso de GTD.

Cómo todos lo años tocaba repasar la literatura de GTD, pero este año he cambiado el libro de David Allen por el de José Miguel Bolívar y el Organízate con eficacia para jóvenes que me ha resultado revelador y me ha ayudado mucho a organizar en mi cabeza esto del GTD

Con estos mimbres y la experiencia de unos meses en papel y una aproximación a Todoist he decidido retomar mi GTD con papel en lo que ajusto el sistema con org-mode, que es cómo más cómodo me siento. Hablaremos de ello.

Acabar con mi distro hopping.

Tal y cómo contaba en esta entrada necesito centrarme en una distro para no andar continuamente recomenzando, por lo que he probado varias y os cuento brevemente mis impresiones sobre ellas, dejando claro, que son simplemente unas pinceladas de lo que he experimentado al instalar/usar todas ellas en un equipo muy limitado.

Linux Mint.

Una distro que no había probado y me parecía que debía ver. Me ha parecido sencilla pero me ha dado la impresión de estar en un WinLinux, sé que es muy personal, pero así me he sentido, teniendo en cuenta que además no es rolling y lleva systemd la he descartado.

MxLinux.

Otra derivada de Debian, que me ha parecido más cercana a esta que la anterior pero que por las mismas razones que la anterior también he descartado.

Debian Buster.

Obviamente tenía que probarlo y aquí ninguna sorpresa era esperable, Debian sigue siendo una roca, aunque quizás demasiado estable para un espíritu inquieto.

Void Linux.

Una original distro, que no usa systemd y además parece ser la que mejor mueve mi patata de portátil. De no haberme quedado con la que me he quedado hubiese sido la elegida.

OpenSUSE Tumbleweed.

Es la que estaba en mi escritorio y había que confirmar mis impresiones. Es una distro muy seria y dotada del mejor instalador que conozco. La medalla de bronce es suya.

Arch Linux.

Una de las grandes a la que nunca había hincado el diente por su fama de compleja, pero gracias a que encontré esta buena guía de instalación me atreví a ponerla en marcha con un escritorio XFCE y me va de cine. Aparte de eso me ha parecido el mejor sistema para coocer GNU/Linux. Teniendo en cuenta además mi gran experiencia con Antergos por lo que he decidido quedarme en este entorno.

Arco Linux.

Dentro del mundo de Arch he puesto esta distro en mi escritorio, fundamentalmente por su plan de aprendizaje que me ha gustado mucho y por incluir de serie mis tres escritorios favoritos XFCE, Openbox e I3wm. Sólo le he encontrado dos pegas, uno que da la sensación de sobrecargar el sistema, ya que por el escritorio XFCE consume el doble de memoria que en un Arch limpio y el otro su instalador que me ha fallado en la parte de crear particiones.

Con esto queda resuelto el problema, espero que por tiempo. Arco Linux se queda en mi escritorio y virtualizaré un Arch para ir viendo las diferencias.

Vuelta a Emacs.

El otro aspecto que me ha ocupado ha sido retomar Emacs ya que al no usarlo habitualmente en los últimos tiempos me ha hecho perder algo de soltura y no terminaba de aclararme con el init.el con el que estaba funcionando.

Mi primer acercamiento pasó por probar Spacemacs que la verdad es que me ha parecido una muy buena solución para quien no se haya acercado nunca a Emacs, y me ha sorprendido mucho su sistema de edición.

Teniendo en cuenta lo anterior he comenzado a reconstruir mi Emacs desde 0, trabajando sobre los videos y entradas de Mike Zamansky pero con calma y paso a paso.

Con ello, hasta el moemno, he llegado a este entorno de Emacs:

Como podéis ver gracias al paquete emacs-spaceline-mode consigo una barra de estado similar a la Spacemacs, y además muy configurable, aunque eso aún no lo he abordado.

En fin, esto es lo que ha habido y de aquí seguiremos.

Un saludo .

4 comentarios en “A que he dedicado este verano: revisión anual.

  1. Víctor Salmerón

    Saludos Quijote!.

    Me alegra ver que probó MX Linux, y le dio el chance para ver si era la distro elegida y dejar a un lado el distro hoppin (visio complejo de dejar, lo sabré yo de sobra), Arch sin duda es muy buena, de las mejores, no en vano se a dado un boom de distros derivadas de Arch, yo lo usé durante poco más de un año en un equipo viejo que tuve, sin duda, una elección muy buena

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *